Cuando Gamarra se Inunda

Llegar a Gamarra era el objetivo. Hacía un mes que este municipio ribereño del sur del departamento del Cesar se encontraba inundado por las aguas del río magdalena, la pasada temporada invernal que afectó al país debido al fenómeno de la niña también hizo estragos en este municipio, que, como todos los años cuando hay subienda del río Magdalena, soporta inundaciones en su cabecera municipal y corregimientos. Para llegar a él por Aguachica, se toma un taxi que cobra 4 mil pesos, tarifa que algunos consideran costosa pero el conductor afirma que vamos con aire acondicionado y en taxi nuevo y dice que también por la condición de la carretera, la cual está casi destapada, y el anterior gobierno departamental que prometió arreglarla, solo hizo promesas, para esta zona de tanta importancia económica, esta maltrecha vía es sólo un carreteable polvoriento y lleno de huecos.
En el trayecto se puede observar un edificio del antiguo Idema, otrora de lo que fue la bonanza agrícola de esta región, y que conserva imponente toda su estructura, ante el paso del tiempo, y que a la postre no se le ha dado ningún uso.
Arribamos a Gamarra a eso de la una de la tarde, el sopor por el calor se mitiga por una suave brisa que golpea en la frente. Al llegar hay música por todo el corredor que se vuelve un ruido estridente, como si estuvieran festejando algo, hay venta de pescado de todos los tamaños y clases, bagres, nicuros, bocachicos, las chalupas arriban del sur de Bolívar con pasajeros y carga, como el puerto está inundado atrancan cerca al puente que se convierte mientras tanto en la solución portuaria. Nos toca quedarnos antes del puente, porque los carros no pueden pasar, la fuerte corriente del río se llevó parte de la carretera y los pobladores construyeron con bultos de tierra, piedras y palos un camino que enlaza al puente y por la que sólo pasan personas y motocicletas.
Imponente el río grande de la Magdalena nos pasa por debajo, casi roza con el puente, al cual muchas le auguran un misterio por soportar más de 30 años de inundaciones, además de ser la principal conexión por tierra de Gamarra y el sur de Bolívar con el interior del país. Entramos al municipio a pie, caminamos por la calle central, hay algunas casas en las cuales el agua les llega hasta la sala, seguimos para llegar al muelle, sin antes pasar por el parque principal, la iglesia y la plazoleta, desde ya podemos divisar el agua por las calles cercanas al puerto, mientras más uno se acerca los pies empiezan a mojarse, es una extraña sensación para quienes no estamos acostumbrados a tan “mojada” situación”, las calles empiezan a verse desoladas, casi como calles fantasmas, casas completamente abnegadas, deshabitadas, lo que es un movido complejo comercial como lo es el puerto, en donde hay almacenes de ropa, tiendas de víveres, billares, está totalmente quieto, todo cerrados, una sola tienda permanece abierta, sus dueños salvaron lo que pudieron en un estante que hicieron en la parte de arriba de la vivienda, la situación es lamentable. Le preguntamos a un señor que transita en su canoa si está muy alta el agua en el puerto, nos dice que nos puede llegar hasta la cintura, seguimos y el agua empieza a subir por nuestro cuerpo, cada vez caminamos con más dificultad pero vale la pena para seguir conociendo la realidad de los gamarrences.
Pescando desde el balcón de la casa
En estas situaciones, cuando el agua está por todas partes, las personas aprenden a vivir con la situación, se vuelve algo esperado y cotidiano. Con una modesta caña de pescar, un hombre entrado en años sentado tranquilamente desde el balcón de su casa, espera que algo pique para sacar algún fruto del río. Al preguntarle si conseguía algo de esta forma, manifestó que sólo peces pequeños, y que prefería dárselos a su gato, que se le han escapado unos bien grandes pero sólo lo hace por pasar el tiempo.

Subienda de Pescado
Grandes cantidades de bocachicos, nicuros, bagres, kapax y tolombas se han quedado en las atarrayas de los numerosos pescadores que por estos días están haciendo su agosto.
Ante la difícil situación ocasionada por la inundación del municipio, está la contraparte que parece aliviar a las personas de Gamarra, el invierno sirvió para generar la bonanza, pues hizo que se llenaran las ciénagas, lo que a su vez facilitó que los peces subieran por todo el río, La abundancia de pescado ha incrementado el flujo de personas de municipios vecinos y ha bajado notoriamente los precios de ese alimento, pues una yunta compuesta por 10 o 12 pescados se negocia en 4 mil pesos, también es posible conseguir una sarta de nicuro (quince pescados) por 5.000 pesos, y sin decir mentiras, es tal la cantidad de pescado que si uno es hábil y sabe nadar bien, los puede atrapar hasta con la mano, bendito sea Dios, nos dice un pescador que ha vendido todo lo que sacó del río.

Inundados pero felices
La inundación parece un evento cotidiano más, aunque no hay que desconocer el sufrimiento, las pérdidas que ocasiona, es algo que no se puede controlar, existe como una especie de resignación, pero esto no declina el espíritu de los pacoreros, como también se les llama, debido al pescado que lleva su nombre. Las personas sacan el agua de sus casas, sacan el barro, construyen muros de contención en sus viviendas, en cambio otras personas se van para donde otros familiares en la parte seca, porque sus casas se hacen inhabitables, otros las abandonan y no vuelven, es un dilema un poco apocalíptico. Pero en contraparte, Como si se tratara de un cuento macondiano, hay niños bañándose en las calles, en las afueras de sus casas, nadando, personas jugando dominó, escuchando música, sobrellevando lo que el agua se llevó, pero algo que no les puede quitar son sus ganas de vivir y salir adelante.

A esperar que el río baje
Afortunadamente estos días han sido de sol, y tal como se prevé vendrá una temporada seca, la cual seguramente hará bajar el nivel del río Magdalena, con lo cual se espera reforzar el muro de contención que el río debilitó debido a la fuerte creciente, y que entidades humanitarias habían ayudado a realizar, el nivel de las aguas está en un metro 15 centímetros, ha disminuido, pero los habitantes no bajan la guardia, y esperan las ayudas del gobierno nacional lo más pronto posible. Gamarra, el que fue el principal puerto sobre el río Magdalena en los 50, con sus grandes barcos de vapor que llegaban a su puerto, y los ferrocarriles nacionales cargados de pasajeros y de desarrollo, así como el cable aéreo que culminaba en este municipio. Al terminar la tarde termina nuestro recorrido, mientras tomamos el carro de regreso, otras personas se van en chalupa y se adentran en las aguas del río Magdalena, se dirigen al sur de Bolívar.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s