Gobierno y Farc anuncian acuerdo histórico para iniciar desminado

Este sábado los negociadores del Gobierno y las Farc anunciaron una histórica decisión, para iniciar un poceso de desminado humanitario en todo el territorio nacional y contará con acompañamiento de la comunidad internacional.

En un comunicado conjunto, leído por Dal Halvor Nylander, delegado del gobierno noruego, los int egrantes de las partes manifestaron que la intención es quitar todas las minas en el país “minas antipersona, artefactos explosivos improvisados, municiones sin explotar y restos explosivos de guerra”.

Para esta tarea se trabajará en un equipo conjunto conformado en grupos que estarán integrados por miembros de la Fuerza Pública y las Farc, algo que como lo reconocieron las partes, es un paso para el desescalamiento del conflicto.

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno, argumentó que este proceso se desarrollará de manera conjunta con las comunidades que residen en las zonas afectadas, con el onjetivo de minimizar el riesgo de eventuales víctimas de estos artefactos.

“Será un trabajo en el que participarán miembros representantes de las Farc, sin uniforme, sin armas y previa suspensión temporal de las órdenes de captura de acuerdo con la ley, para brindar la información requerida y acompañar el proceso de desminado. El Batallón de Desminado del Ejército Nacional (BIDES) se encargará de la limpieza y desminado de las zonas bajo la coordinación de Noruega”, dijo De la Calle.

Esta decisión es la principal conclusión del ciclo 33 que cierra este sábado en La Habana, pues Colombia es considerada uno de los países del mundo con mayor índices de víctimas por cuenta de las minas antipersona.

“La propuesta de desminado es un primer paso pero un paso gigante hacia la paz. Esto es una muestra de que estamos trabajando en la dirección correcta”, indicó De la Calle.

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos, expresó que este acuerdo al que se ha llegado para comenzar el desminado es “un paso importantísimo y necesario para demostrar que vamos en el camino correcto para ponerle fin a un conflicto que nos ha desangrado por más de 50 años”.

“Quiero valorar este paso que dan las Farc porque nos va llevando cada vez más a ese objetivo que es la paz”, indicó.

La siembra de una mina antipersona cuesta cerca de tres dólares, pero su ubicación y desactivación en un perímetro de cuatro metros puede costar alrededor de mil dólares.